El día en que un policía romano me preguntó si llevaba drogas

Hoy quiero hablarte sobre el día en que un policía romano me preguntó si llevaba drogas. Con la intención de que sigas conociéndome un poco mejor, te explicaré lo que me pasó al llegar al aeropuerto de Roma. Es una de las cosas más raras que me han pasado viajando y que mi amigo Kasky y yo recordamos cada cierto tiempo entre risas. Pero vamos a empezar por el principio.

Planificando el viaje

En el año 2008 trabajaba en el almacén de una empresa de tiendas de ropa. Tras un duro invierno de mucho trabajo, me dieron por fin unos días de vacaciones. No tenía intención de hacer nada especial, pero la casualidad quiso que mis vacaciones coincidieran con las de mi amigo.

Al darnos cuenta de que no teníamos nada que hacer, decidimos irnos juntos a algún sitio de vacaciones. Ninguno de los dos había estado antes en Roma, por lo que nos pareció un buen lugar para visitar. Tras preparar nuestro viaje por internet, discutimos sobre los detalles del mismo.

roma llevaba drogas

Prohibido llevar porros

Estuvimos un rato organizando las visitas que queríamos hacer y luego comentamos las cosas que no deberíamos llevar en la maleta. Yo recordaba que la política de drogas era especialmente dura en Italia, por lo que mi amigo me hizo prometer que no llevaría en mi maleta nada que pudiera traernos problemas.

La verdad es que no le costó demasiado convencerme porque a mi tampoco me gustaba la idea de arruinar un viaje por un simple porro. Además, ya tuve una mala experiencia en Venecia y no estaba dispuesto a volver a pasar por ello. Acordamos todos los detalles y no le dimos más importancia hasta el día del viaje.

El avión estaba lleno

El destino quiso que a llegar a la terminal del aeropuerto de Barcelona descubriésemos que habían vendido demasiadas plazas para nuestro vuelo. Lo que no imaginábamos es que lo que parecía un problema se volvió algo mejor. Nos sentaron en primera clase para no tener que pagarnos una indemnización, eso era empezar el viaje con el mejor pie posible.

El viaje en avión fue rápido y muy agradable. Yo nunca había viajado en primera y debo decir que el viaje fue exquisito. Estábamos convencidos de que todo iría como una seda, pero solo porque desconocíamos lo que nos iba a pasar al aterrizar en Roma.

llevaba drogas roma

¿Dónde estaban las maletas?

Debo decir que no he tenido que esperar tanto tiempo por las maletas en toda mi vida. Vimos a nuestros compañeros de vuelo recoger sus maletas y marcharse con una sonrisa por la puerta. Mientras tanto nosotros seguíamos esperando. Las maletas tardaban tanto que decidimos ir a la lavabo a vaciar nuestra vejigas.

Al regresar del lavabo descubrimos que las maletas seguían sin salir. Íbamos de lado a lado mirando en las pantallas e intentando saber dónde diablos estaban nuestras maletas. Por fin aparecieron en la cinta, pero entonces pasó algo totalmente inesperado.

El interrogatorio policial

No pudimos salir de la terminal porque dos policías italianos nos dieron el alto. En un principio nos sorprendió, pero estábamos tranquilos porque no llevábamos nada raro. Nos hicieron entrar en un cuartucho de mierda y nos empezaron a preguntar una y otra vez la misma pregunta: ¿Dónde está el porro?

Aquello nos dejó alucinados. No solo teníamos que esperar casi una hora por nuestras maletas sino que encima nos acusaban de ser drogadictos. Una cosa es que yo fuera un fumador habitual y otra muy distinta que llevara los porros encima. Ante la negativa a enseñarles un porro, siguieron insistiendo. ¿Dónde está el porro?¿Sabes que si colaboras seremos más benévolos?

roma drogas llevaba

La gran cagada Fortasec

Como veían que no pensábamos enseñarles el porro, decidieron empezar a abrir las maletas.  Kasky y yo nos mirábamos como si estuviéramos en una película. Eran las diez de la mañana y te aseguro que aquellos policías no hubieran encontrado un porro en nuestras maletas ni aunque los hubiera.

Empezaron a abrir mi neceser. Dentro encontraron unas cuantas pastillas de Fortasec que siempre llevaba por si acaso. Una mala experiencia en Kenya hizo que me acostumbrara a llevarlos cada vez que viajaba. Uno de los policías me preguntó y le contesté que eran medicinas.

Abrió una pastilla y empezó a chuparla. Mi amigo y yo nos sonreímos. Este tío no va a poder cagar en toda la mañana, le dije entre risas. Le expliqué al policía que el Fortasec es una medicina para la barriga y su compañero pareció entenderme. Se dieron cuenta de que estaban haciendo el panoli y finalmente nos dejaron ir.

Conclusiones

El resto del viaje fue una delicia y los dos nos lo pasamos bomba. Hoy en día seguimos riéndonos de nuestra experiencia con la diligente policía italiana. También pensamos que si no hubiera hecho caso a Kasky en lo de no llevar porros, se nos habría caído el pelo. La verdad es que el pelo se me ha caído de todos modos, así que no se muy bien qué pensar. Si quieres puedes leer todos mis post autobiográficos para seguir sabiendo cosas sobre mi vida. Para acabar te recomiendo que siempre que tengas que hacer un viaje dejes tus drogas en casa, ya que nunca se sabe lo que puede pasar.

¿Qué te ha parecido  mi recuerdo? ¿Has tenido que verte alguna vez en alguna situación parecida? Te invito a comentar lo que quieras y si lo prefieres puedes enviarme un mensaje. Estaré encantado de leerte y te contestaré en cuanto tenga un poco de tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *